Si bien la versión cobró mucha fuerza en los últimos días, desde ‘Cambiemos’ Bera-zategui desmintieron que el fugitivo Marcos Cuellas vaya a renunciar a su banca de concejal para dedicarse de lleno a sus actividades deportivas y funcionales en CABA.
Es que, en definitiva, desde que asumió es un ‘gran borrado’ y siempre se dedicó a ello, sumado -dicen- que sería el propietario de un coqueto café bar de la calle 13, y todo ello -mas sus aspiraciones de quedarse con la presidencia del Centro Comercial local- lo pudo hacer hasta ahora, sin que nadie notara su contínua ausencia al Concejo Deliberante.
Eso es bueno porque -no vaya a ser cosa- que por no verlo nunca, encima le quieran retirar las casi 30 lucas mensuales que el Pueblo le paga por no trabajar de concejal! No?

No hay comentarios

Dejar respuesta

17 − Nueve =