El director del hospital ‘Evita Pueblo’ de Berazategui Dr. Rodrigo Castañeda, fue denunciado penalmente el 17 de abril ppdo. por la doctora Gabriela Altobelli, respetada profesional tocoginecóloga de carrera hospitalaria, por sufrir violencia de género, amenazas y otros atropellos sufridos en su lugar de trabajo, el hospital.

La causa se tramita ante la fiscalía Descentralizada del Depto. Judicial de Quilmes. La grave denuncia también fue tratada como asunto entrado en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires.

La mujer es victima de hostigamiento desde la llegada de Castañeda, su hermano el abogado Gonzalo Castañeda y otros familiares. Cuando empezó la agresión, Altobelli era directora asociada en el nosocomio, pero a los tres meses de la asunción del médico y ante la persecución sufrida a manos de éste, la profesional renunció al cargo y solo quedó como médica, aunque ello no le alcanzó para evitar los ataques, insultos y amenazas de todo tipo que tanto Rodrigo como Gonzalo Castañeda ejercieron y siguen haciéndolo permanentemente.

Altobelli radicó las correspondientes denuncias y pidió una restricción de acercamiento al director y un inmediato cese en los hostigamientos.
Hasta hoy, ni la justicia ni los diputados, ni la propia gobernadora mujer también hicieron nada ante el grave hecho.

Dicen los que conocen de cerca el tema, que mas de una vez estuvieron a punto de golpear a la médica, y todo porque no se doblegó ante los maltratos a los cuales los Castañeda tienen acostumbrados a los profesionales y personal en general del ‘Evita…’. Inclusive los colegas suyos que inicialmente le cuestionaron su ‘apresurada’ renuncia al cargo, terminaron lléndose todos. Hoy no quedan directores asociados, el que no renunció pidió licencia. Inclusive la mujer del director estaría hostigando al Jefe de Cardiología actual buscando obligarlo a renunciar para presuntamente hacerse cargo ella de esa Jefatura.

Ni la anterior ministro de Salud mujer también… Zulma Ortíz ni la gobernadora Vidal, ni ninguna diputada mujer de la Legislatura bonaerense, movieron los papeles para evitar el desastre que se ve venir a manos de los Castañeda…
La ley 26.485 define la violencia contra las mujeres como «toda conducta, acción u omisión que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, así como también su seguridad personal».

Esta definición alcanza a aquellas conductas o acciones «perpetradas desde el Estado o por sus agentes».

Parece que a pocos le interesa los alcances de esa ley.

No hay comentarios