Nuestra nota de la semana anterior sobre los cortocircuitos detectados en el área de Inspecciones y Bromatología municipal, destapó un intríngulis que ya se pusieron a resolver y cerrar ese capítulo, y que tiene que ver -obvio- con ver quien tiene que hacer que cosa…
Por ejemplo, ante la pirotecnia que estalló en el ‘Incidente Pereyra’, donde un fiscal estuvo dos horas requiriendo la presencia del Jefe de Inspecciones y reclamaba por Sieczka, éste obviamente le hizo saber al fiscal que no tenía mas autoridad en el área y le ofreció contactar a Gallardo -quien desplazó a Sieczka por orden de… ¿quien?- pero Ichazo no solo no quiso saber nada con este funcionario, sino que terminó procesando a dos inspectores municipales por incumplimiento a los deberes de funcionario público, y finalmente el municipio envió al subsecretario Marcelo Sieczka a hacer lo que mejor sabe hacer: trabajar con honestidad y con certeza.
Ahora, este estallido desnudó que hasta ahora, la remoción del anterior subsecretario y designación del nuevo (Sieczka y Gallardo) no solo no está para nada claro, sino que no sería lo que habría solicitado el intendente, y hasta hay quien apuesta triple contra sencillo que el que hizo trampa en ésto está escondido arriba de una parra…

No hay comentarios

Dejar respuesta

ocho + 3 =