Nacionales Provinciales

CON LA PRODUCCIÓN SUSPENDIDA, MUCHAS EMPRESAS PREVEN PÉRDIDAS POR LA CUARENTENA

Apesar de las excepciones que el Gobierno nacional decretó para una serie de actividades en el marco de la lucha contra el coronavirus, una gran cantidad de empresas vienen sufriendo los efectos colaterales que la pandemia generará en sus actividades.
Muchas ya decidieron suspender sus operaciones, otras frenan proyectos de inversión y ya pronostican fuertes pérdidas para cuando la situación se normalice. Y la gran mayoría dio de baja la realización de las tradicionales asambleas ordinarias y extraordinarias que se llevan a cabo durante este mes de marzo y en abril por la imposibilidad de convocar a sus accionistas de manera física.
Ya desde la semana pasada se vienen observando un preocupante freno en las actividades de una gran cantidad de compañías ante la obligación de que el personal cumpla con el aislamiento social obligatorio.
Por caso, los centros comerciales de IRSA, que cerraron sus puertas para minimizar el riesgo de propagación del virus y proteger la salud pública, en principio hasta el 31 de marzo próximo, si es que la cuarentena se termina ese día.
Más allá de los enunciados vinculados al aporte de IRSA al combate contra la pandemia, está claro que el parate total tendrá un impacto negativo en los resultados de la compañía que todavía no los ha cuantificado pero que ya avisa que los sufrirá.
El mismo escenario se da en los principales concesionarios de las rutas más importantes del país como son Autopistas del Sol (Ausol) y Grupo Concesionario del Oeste (GCO).
Ambas sociedades son propiedad del holding a cargo los peajes de la ruta Panamericana y los accesos Norte y Oeste, y debieron dejar de cobrar el servicio en el marco de las órdenes dictadas por el gobierno nacional pero con la obligación de mantener el servicio de emergencia en la red vial concesionada, y los servicios principales, en el marco de sus respectivos contratos de concesión.
De acuerdo a voceros de las compañías, “las medidas informadas impactan fundamentalmente en los ingresos al afectar su fuente de recaudación” por lo cual su directorio se encuentra analizando los posibles pasos a adoptar en protección de sus derechos.
Un escenario similar se da en la industria cementera, donde Loma Negra y Holcim frenaron sus actividades.
Se trata de las dos principales empresas de este sector que, frenaron la producción para cumplir con el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 297/2020 que dispone el aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el 31 de marzo próximo.
En el caso de Loma Negra, frenó la producción y despacho de cemento y hormigón y también, las operaciones de tratamiento de residuos de su controlada Recycomb, hasta tanto estén dadas las condiciones para retomar las actividades.
En ese marco, la principal compañía cementera de la Argentina suspendió temporalmente las obras del proyecto de construcción de la segunda línea de Planta L´Amalí, en Olavarría y dispuso que su staff administrativo continúe trabajando en forma remota desde sus hogares.
Un escenario similar sufren en Aluar, una de las mayores productoras de acero de la Argentina. Debido a una menor asistencia de personal por la obligación de cumplir con el aislamiento, desde la compañía salieron a informar que se ven en la necesidad de “ejecutar una reducción de un 25% de nuestra producción”.
Siguiendo el mismo camino en cuanto al freno temporal de operaciones, las autoridades de Central Puerto optaron por establecer un sistema de guardias especiales destinadas a asegurar el despacho de energía al sistema, ya que se trata de otra de las actividades incluidas entre las excepciones del decreto de aislamiento social obligatorio.
Con este mecanismo, desde la central buscan mantener las actividades y a la vez resguardar la integridad física de sus empleados.
Sin embargo, también optaron por frenar las obras del Parque Eólico la Genoveva y el Proyecto de Cogeneración T6 que, según la compañía, “se ha visto afectado por la interrupción de tareas de contratistas esenciales en el marco de las disposiciones del Decreto”.
Otro ejemplo de la crisis que está generando el coronavirus entre las empresas es el de Ferrum, una de las mayores fabricantes de artículos de grifería, que cerró las actividades de sus plantas de las localidades bonaerenses de Pilar y Avellaneda.
Ambos establecimientos permanecerán inactivos hasta el próximo 5 de abril, medida que la empresa tomó condicionada por la caída de la demanda que se viene registrando en el mercado en general y el incremento del stock de artefactos sanitarios que se encuentran en niveles suficientes para atender el actual nivel de demanda.
Según la empresa, el cierre de sus dos fábricas afectará a la mayor parte de su personal ya que solamente se mantendrán en funcionamiento áreas imprescindibles para cumplir con sus compromisos y mantener las instalaciones que no pueden dejar de funcionar.
“Esta medida ha sido consensuada con el sindicato que agrupa al personal de convenio incluido en la medida mediante una asignación compensatoria”, aclara la empresa.
En el sector de electrodomésticos el cierre de locales es total. Desde Frávega, pasando por Garbarino y hasta los dueños de Musimundo debieron suspender las actividades comerciales hasta fin de mes. coronavirus imagen

0 comments on “CON LA PRODUCCIÓN SUSPENDIDA, MUCHAS EMPRESAS PREVEN PÉRDIDAS POR LA CUARENTENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: